Home » Noticias » Positivo Balance de Turismo temporada de verano 2013

Positivo Balance de Turismo temporada de verano 2013

Fueron más de un millón de nuevos viajeros los que se sumaron a propuestas ofrecidas por el turismo nacional. Con una estadía media de 4 o 5 días, y un gasto diario que promedió los $305 por visitante, la actividad comercial recibió el impacto de ese mayor movimiento.

Según el relevamiento realizado por CAME en 40 ciudades, la venta de bienes y servicios vinculados al turismo tuvo un alza promedio de 1,9 por ciento en las cantidades vendidas frente a igual periodo de 2012. El aumento se debe a la mayor cantidad de viajes dado que el turista se mantuvo más austero.

El movimiento turístico este año tuvo algunos altibajos: arrancó con fuerza en diciembre, se mantuvo muy tranquilo en las primeras dos semanas del año, para volver a tomar impulso en la segunda quincena de enero y sobre todo, en febrero, de la mano del carnaval y los numerosos festivales populares que se promocionaron en el país.

Dos datos para destacar este año fueron: por un lado la mayor cantidad de familias que hicieron más de un viaje en la temporada. Y por otro, el boom turístico que se registró en ciudades que no eran habituales del verano, sobre todo las localizadas en la Patagonia y la zona cuyana, que se vieron colmadas de turistas y batieron todos sus récords.

Con los resultados obtenidos hasta fines de febrero, se estima que la temporada completa que abarca hasta el 15 de marzo, dejaría como resultado 28,4 millones de viajeros y un gasto total estimado en $38.931 millones. Sin dudas, una cifra más que importante si se tiene en cuenta la alta capacidad de generar empleo y distribuir el ingreso que tiene el turismo.

A ellos hay que agregar las miles de personas que se trasladaron a pasar una jornada (sin pernocte) en localidades cercanas atraídos por festivales, eventos o la naturaleza misma.

Los destinos más visitados fueron: Mar de Plata, Villa Gesell y Pinamar en la Costa argentina; Carlos Paz y Villa General Belgrano en Córdoba; Iguazú en Misiones; Gualeguaychú y Colón en Entre Ríos; y Bariloche, Puerto Madryn, Ushuaia o San Martín de los Andes en la Patagonia.

La cantidad de turistas que salió de viaje este año fue más que significativa, sobre todo considerando que fueron 67.000 más que el año pasado (entre el 15 de diciembre y fines de febrero de 2012 se registraron 4,6 millones de turistas con pernocte). En parte el aumento se debe al nuevo perfil del turista argentino que viaja por el país, que, como reveló un reciente trabajo de la Cámara Argentina del Turismo (CAT) fragmenta más sus vacaciones. Así, una familia que antiguamente se tomaba una semana, 10 o 15 días de descanso corridos, hoy se toma los mismos días pero divididos en diferentes etapas a lo largo del verano.

Una característica relevante de este verano, fue la mayor diversidad de destinos elegidos. El turismo no se concentró solo en la Costa Atlántica y Córdoba como era habitual, sino que se diseminó por todo el país. Pero claramente las grandes ganadoras del verano 2013 fueron las localidades de la Patagonia, que nunca recibieron tanto turismo como en la temporada que finaliza el 15 de marzo.

La Argentina contó este año con claras ventajas de precios sobre países vecinos como Uruguay y Brasil, y eso derivó en que muchos turistas habituales de esas playas se quedaron a veranear en el país, donde la oferta y propuestas son cada vez mayores y mejores.

Hacia el Uruguay en enero ingresó un 1,6 por ciento menos de argentinos que la temporada pasada, lo que significó una merma de casi 5 mil turistas. Lo mismo sucedió en diciembre, cuando la caída fue de 77,6 por ciento (7.260 turistas menos que en diciembre 2011) y la tendencia se habría repetido en febrero.

Una caída algo mayor, incluso, ocurrió con Brasil. Sin embargo, lejos de cancelar sus vacaciones, esos turistas se sumaron a la oferta local, y en general buscaron destinos no tradicionales, como el norte o sur argentino.

Según datos de la CAT, a nivel nacional, la ocupación hotelera promedió el 5 por ciento, con picos muy altos durante los fines de semana y alcanzando ocupación plena en muchas ciudades durante el fin de semana de Carnaval.